Ejido Lázaro Cárdenas

Por: Juan Ramón Camacho Rodríguez


Cuauhtémoc es un municipio que está integrado por tres secciones: Anáhuac, Álvaro Obregón (Rubio) y Lázaro Cárdenas. Mientras que Anáhuac y Álvaro Obregón son comunidades que nacen como colonias agrícolas en la década de los veintes del siglo pasado, Lázaro Cárdenas surge como un ejido en 1967.
Localizada a poco más de ochenta kilómetros al norte de la cabecera municipal y dedicada primordialmente a la agricultura, la comunidad de Lázaro Cárdenas está gobernada por Isidro Cisneros Murillo, presidente seccional, quien ha informado que el número de habitantes es cercano a los mil cuatrocientos. Alfido Márquez Acuña, presidente seccional de 1992 a 1995, afirma que hubo un tiempo en que la cantidad de habitantes superó los dosmil. Talvez se trate de una cifra que incluye a las demás comunidades de la sección, porque la cifra oficial de habitantes en el poblado de Lázaro Cárdenas es de setecientos veinte, según la Presidencia Municipal de Cuauhtémoc.
En 1967 el Departamento Agrario del Estado de Chihuahua decide integrar un grupo de personas interesadas en formar un nuevo ejido en el límite norte del municipio de Cuauhtémoc, en el punto más alejado de la cabecera municipal, colindando con el municipio de Namiquipa.
Comisionado por dicha dependencia de gobierno, un ingeniero de apellido Mata se da a la tarea de invitar a campesinos de distintas partes del estado para que formen parte de la nueva comunidad. Logra reunir a cinco grupos (Chihuahua, Santa Lucía, Nuevo Horizonte, Namiquipa y Cuauhtémoc) que sumaban totalmente trescientas personas. A cada campesino le corresponderían veinte hectáreas.
Una vez cumplido el trámite de integración del grupo para el nuevo ejido, la Presidencia de la República extiende una resolución en noviembre de 1967, mediante la cual queda constituido el que oficialmente se llamó Nuevo Centro de Población “Lázaro Cárdenas del Río”. Cabe mencionar que los campesinos dotados con las tierras de este nuevo ejido propusieron otros nombres para el poblado, como “La Esmeralda” y “La Gloria”, pero finalmente el gobierno determinó el nombre que lleva hasta la actualidad.
Las tierras para el ejido Láraro Cárdenas pertenecían a la Hacienda de Tepehuanes, propiedad de la familia Almeida, aunque aparecían en los trámites de compra-venta los nombres de Pedro Achabal y Macario Pérez.
Algunos nombres de los fundadores del ejido son: Monserrat Ortiz Durán, Miguel Ramos Gutiérrez, Manuel Chávez Torres, Arturo Salazar López, Villado Trillo Sáenz, Alfonso Trillo Sáenz, Simón Granillo Ponce, entre otros.
Un ingeniero de apellido Villalobos fue el encargado de trazar el nuevo centro poblacional, el cual mantiene una geometría perfecta. A cada ejidatario se le entregó un lote de cincuenta por treinta metros. Por cada cuadra se entregaron seis solares. Fueron en total doscientos noventa y seis lotes. Algunos campesinos que se habían apuntado en la lista original finalmente no reclamaron su terreno.
Así ocurrió el nacimiento de la comunidad agrícola de Lázaro Cárdenas, cabecera de la sección municipal del mismo nombre. Ya nos ocuparemos en otro momento del nacimiento de dicha sección municipal.
Agradezco a los señores Villado y Alfonso Trillo Sáenz, así como a Simón Granillo Ponce y Elfido Márquez Acuña, la generosidad con la que brindaron información para este trabajo.